Odontopediatría: El cepillado dental en niños

El cepillado dental en la infancia
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Actualmente, los estudios epidemiológicos realizados en preescolares indican que, aproximadamente, el 40% de los niños a los 5 años de edad ya presentan caries, pero a pesar de que la caries en la infancia es una enfermedad infecciosa frecuente, se puede prevenir si se conocen todas las medidas necesarias para evitarla.

Por ello, es muy importante inculcar hábitos saludables de higiene oral desde muy pequeños, por lo que es aconsejable que los niños observen a sus padres cepillarse los dientes, ya que por curiosidad y por imitación querrán hacer lo mismo, y además considerarán el cepillado de dientes como un acto habitual.

Desde el nacimiento es necesario limpiar las encías y la lengua del bebé, dos veces al día, con una gasa húmeda enrollada en el dedo índice para eliminar los restos de leche materna que quedan adheridos a las encías y que pueden favorecer la aparición de hongos.

Aproximadamente a los seis meses de edad hace aparición en la cavidad oral el primer diente temporal. En este momento se puede seguir limpiando la boca del bebé con una gasa húmeda y poco a poco ir incorporando un cepillo dental sin pasta. Este cepillo debe ser pequeño, redondeado y con filamentos ultrasuaves.

A los dos años de edad la higiene oral debe ser con un cepillo dental infantil añadiendo pasta de dientes sin flúor y aproximadamente una cantidad de pasta equivalente a un grano de arroz. Si la pasta utilizada es con flúor, debe contener un máximo de 500 ppm.

El uso de pastas dentales fluoradas es la mejor manera de prevenir la caries. Una vez que el niño haya aprendido a escupir, es recomendable realizar el cepillado con pasta dental de 1.000 ppm de flúor utilizando una cantidad de pasta equivalente al tamaño de un guisante.

A medida que el niño comience a interesarse en el cepillado dental, es aconsejable dejar que ellos lo hagan para que vayan adquiriendo el hábito, pero los padres deben estar siempre presentes supervisando el cepillado y deben tener un papel activo ayudando en el cepillado de los niños hasta los 8 años de edad, que es cuando poseen la habilidad motora adecuada.

Para una completa higiene oral es recomendable el uso del hilo dental entre las zonas de contacto de las muelas para eliminar los restos de alimentos y la placa depositada entre los dientes. Se puede empezar a utilizar a partir de los 4 años de edad y, la mayoría de los niños pueden comenzar a utilizar el hilo dental por sí mismos a los 8 años.

Transmitir buenos hábitos de higiene bucal a su hijo, es una de las lecciones de salud más importantes que puede enseñarle. Esto significa ayudar a su hijo a cepillarse los dientes todos los días, mostrarle la forma adecuada de utilizar el hilo dental, evitar el consumo de alimentos cariogénicos y acudir al Odontopediatra periódicamente.

Dentistas en AlicanteMás artículos de Clínica Dental Indenta